Shrii Prabhat Ranjan Sarkar,  cuyo nombre espiritual es Shrii Shrii Anandamurti, nació en Jamalpur, una pequeña ciudad de Bihar, India. Pensador, filósofo, humanista y Maestro Espiritual, durante los 69 años de su vida (1921 – 1990) produjo una gigantesca obra material, intelectual y espiritual motivada por un solo objetivo: ayudar al desarrollo físico, mental y espiritual de todos los seres, sin ningún tipo de discriminación. Su propuesta es un sistema práctico, posible y sustentable para lograr una sociedad justa basada en los valores humanos más elevados y universales. Sarkar elabora un método de desarrollo que comienza por la transformación del individuo, mediante prácticas de yoga, meditación y servicio desinteresado y se proyecta luego hacia un cambio social radical. Una idea fundamental subyace en todas sus enseñanzas: no basta con desarrollarnos espiritualmente de manera individual, es imprescindible trabajar para la elevación de toda la sociedad y de esa manera ayudar al desarrollo colectivo.

Según él, existe una sola cultura humana que se manifiesta de manera diferente en cada sociedad y en cada región del planeta. En esa variedad y diversidad maravillosa radica la belleza y la divinidad de nuestra vida. En toda su enseñanza Sarkar se opone metódicamente al sistema de castas, a la pena capital, a la discriminación de la mujer, a las divisiones sociales, a los dogmas, a todo tipo de explotación y a la supresión de la vida y la dignidad humana.

Su constante, activa e inflexible prédica a favor de los valores humanos espirituales y en contra de la corrupción, la injusticia y la inmoralidad le valieron siete años de encarcelamiento por razones políticas, bajo cargos falsos, y un frustrado atentado contra su vida en su propia celda (fue envenenado por el médico oficial de la prisión). Este hecho motivó su histórico ayuno de cinco años y siete meses, ingiriendo sólo suero de yogurt. De esta manera él demostró con su ejemplo y sacrificio incondicional el modelo de ser humano que necesitamos desarrollar para lograr una sociedad iluminada.