¡Libera tu mente de dogmas!

¡LIBERA TU MENTE DE DOGMAS!

Por Janaki

“Resquebrajando las paredes de la estrechez mental y abrazando la apertura de la conciencia”.


La fragmentación de la unidad de la sociedad humana mediante la creación de facciones es contraria a la espiritualidad (dharma). Esto se debe a los dogmas, uno de los mayores obstáculos para el desarrollo integral de la raza humana. E
l propósito de la práctica espiritual es ver a cada ser humano, cada objeto de este universo como una sola entidad integral.

  • ¿Qué es un dogma?

En las palabras de Shrii Prabhat Ranjan Sarkar, también conocido por su nombre espiritual (Shrii Shrii Anandamurti):

“El dogma es una línea divisoria rígida, que no te permite ir más allá de su línea periférica”. 1

Estas ideas o creencias arraigadas con total convicción guían nuestros actos y no tienen base racional, no pueden ser refutadas y, en algunos casos, se basan en la fe ciega. Por lo tanto, el dogma va en contra del espíritu fundamental de la mente humana. La mente humana no puede ni quiere tolerar nada rígido.

Conciente o inconcientemente, líderes políticos, religiosos y sociales dejan que estas creencias sean cada vez más fuertes e incentivan por todos los medios posibles su propagación en busca de la satisfacción de sus intereses egoístas, conduciendo a la humanidad a su caída.

 

  • La sociedad humana es una e indivisible.

El ser humano pertenece a una sola cultura, la “cultura humana”,  ésta se manifiesta de diferentes formas según el tiempo, lugar y el grupo social.

“Las danzas, canciones, pronunciación y celebraciones ceremoniales de las diferentes secciones de la humanidad pueden tener sus peculiaridades locales, pero no pueden ser consideradas diferencias culturales” 2

Existen dogmas de tipo político como, por ejemplo, el nacionalismo, el cual rápidamente se está volviendo anticuado y cada vez más cuestionado por los jóvenes de hoy en día que no se sienten identificados con el concepto de nación, fácilmente cuestionable y reconociéndolo como un mecanismo de control, manipulación y explotación.

Los más comunes y evidentes son los dogmas de índole religioso; como la creencia de la existencia del Cielo (en referencia al paraíso) y del infierno con su respectivo regidor (Satanás), el “miedo de Dios” y la pertenencia a un supuesto “pueblo escogido por Dios”.

O incluso existen dogmas de índole científico (axiomas): premisas o proposiciones que no requieren ser demostrados por su obviedad o su carácter evidente.

 

  • Espiritualidad vs. dogma

Los dogmas provocan estrechez mental, estructurando y bloqueando su expansión.

La espiritualidad busca lo que en sánscrito se llama “Vistára”, lo cual es la expansión de la conciencia mediante un proceso psico-espiritual científico y sistemático basado en la racionalidad, liberando la mente de prejuicios, preconceptos, supersticiones, y proporcionando una percepción universal.

Por lo que no hay lugar para los dogmas en la espiritualidad universal.

“La espiritualidad no es un ideal utópico sino una filosofía práctica que puede ser practicada y realizada en el día a día. La espiritualidad lucha por la evolución y la elevación, no por la superstición y el pesimismo.

Todas las tendencias divisivas y filosofías de clanes o grupos que producen grilletes de estrechez mental no están conectadas con la espiritualidad y deben ser descartadas. Sólo aquello que conduce a la apertura de visión debe ser aceptado.

La espiritualidad no reconoce distinciones y diferenciaciones artificiales entre los seres humanos. Esta lucha por el universalismo”. 3

 

  • Nuestro punto en común.

Debemos celebrar nuestras diferencias, la variedad de flores es lo que hace a un ramo único y hermoso. Los seres humanos pertenecemos a una gran familia universal. El fortalecimiento de esta unidad se concreta mediante una meta común:

El conocimiento de uno mismo es el verdadero conocimiento. Todos nos hacemos las preguntas existenciales elementales tales como: ¿quiénes realmente somos?, ¿de dónde venimos? y ¿hacia dónde vamos?

La espiritualidad conduce a los seres humanos a esa Verdad Suprema que es de donde provenimos y la cual es el destino último de todos. Nuestra meta, Aquello que todos buscamos, sabiéndolo o sin saberlo.

El ideal Supremo y último es el ideal espiritual trascendental, el cual está más allá del tiempo, el espacio y la persona. Esta es la Consciencia Suprema absoluta, carente de relatividad, la cual existe como un faro de luz perenne iluminando la marcha gloriosa de la humanidad hacia su supremo desiderátum.

 

Referencias:

  1. “Prajiná Bhárati” Agosto 1980, 9. Shrii Shrii Anandamurti.
  2. “Problemas de hoy en día”, 36. Shrii Shrii Anandamurti.
  3. “Idea e ideología”89. Shrii Shrii Anandamurti.
1 reply
  1. Miquel
    Miquel says:

    Premasagar, thank you for sharing these words, which are both larebiting and challenging.Shrii Shrii Anandumurti calls on us to accept responsibility for our spiritual development and for our actions. He is not alone in this call: other spiritual teachers have pointed to this path as well. Two that come to my mind are the historical Buddha, who advised his followers to be lamps unto themselves, and the Protestant theologian Paul Tillich, who admonished his readers to place nothing above the Ground of Being, including our sacred texts. Following this call is not easy, but it is a call to deep and abiding joy. I believe it that our affirmative response is crucial for the spiritual health of humanity. Best wishes for peace, Jeanne

    Reply

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *